jueves, 2 de diciembre de 2010

DESEMPOLVEMOS LA AGENDA (II)

Estábamos hablando de las diferentes apuestas productivas del Huila y de todo un listado de proyectos y obras básicos de infaestructura necesarios para el desarrollo de la agenda, los cuales están aun en pañales.
Con relación a la agroindustria, dice el documento en mención, la propuesta de Agenda Interna del Huila reconoce la necesidad de incrementar los rendimientos y las áreas de producción. Esto no significa necesariamente ampliar la frontera agrícola; se puede lograr mediante la reconversión de tierras dedicadas a otras actividades, de programas de riego y adecuación de suelos y del aumento sustancial de la productividad. La Apuesta Productiva contempla los renglones de cafés especiales, cacao, tabaco y frutales de exportación, principalmente los de clima frió moderado y templado (granadilla, lulo, maracuyá, cholupa, mora, tomate de árbol y uva). Para agregarle valor a estas actividades agrícolas se tiene planeado adoptar procedimientos tecnológicos e incorporar procesos de transformación”.
Específicamente en la descripción de la apuesta del sector agroindustrial enunciada como el propósito de convertir al Huila en el primer productor agroindustrial de base tecnológica en cafés especiales, frutales, cacao y tabaco, se hace un extenso análisis sobre Ventajas Comparativas y Ventajas Competitivas de nuestra región, para concluir en una buena cantidad de necesidades para el efectivo desarrollo de esta apuesta específica como son: fomentar el empresarismo, formando líderes empresariales, promocionando la asociatividad entre pequeños productores, haciendo acompañamiento institucional a la gestión, generando ruedas de negocios y alianzas para acceder a los mercados internacionales; conformar e implantar paquetes tecnológicos sostenibles diferenciados para todo el proceso agroindustrial: producción, cosecha y poscosecha; establecer un sistema de información integral georreferenciado para la Apuesta Productiva que facilite la toma de decisiones; implantar una política de estímulos a la investigación, el desarrollo y la innovación con incentivos a la tecnificación a lo largo de toda la cadena productiva; innovar y diversificar los productos del cacao, las frutas y el café para atender la demanda con estándares internacionales; identificar las barreras actuales y potenciales para las frutas en materia de medidas sanitarias y fitosanitarias, con el fin de garantizar el acceso efectivo a los mercados internacionales; facilitar a los productores la obtención de certificaciones de calidad y de buenas práctica agrícolas; mejorar la investigación en biotecnología para el mejoramiento de la productividad de acuerdo con las condiciones regionales y los requerimientos internacionales; implementar la red de cooperación técnica para el acceso en biotecnología vegetal y animal para garantizar acceso a material vegetal, semillas mejoradas y otras; profundizar sobre trazabilidad (proceso que permite hacer un seguimiento detallado de un producto desde el origen de sus materias primas hasta su consumo final) y estándares de inocuidad de los productos; alcanzar certificados de origen para los frutales, en especial para la chulupa; avanzar hacia la sostenibilidad ambiental, conservando los ecosistemas estratégicos, manejando las cuencas hidrográficas, reforestación, rotación de cultivos, uso de los suelos de acuerdo con su vocación, modernización de las técnicas de cultivos; establecer proyectos de productos orgánicos en cafés especiales, frutales, cacao y tabaco, lo cual implica desintoxicar suelos y seleccionar semillas y fertilizantes orgánicos; dotar de equipamiento productivo: sistemas de riesgo, plantas de procesamiento y comercialización, beneficiaderos de café, jardines patronales y clonales para producción de semilla de cacao, centro de control de calidad y planta para tratamientos cuarentenario para los frutales; desarrollar un plan de buenas practicas agrícolas (GPA) para todos los productores de la Apuesta Productiva; y promover las plantaciones de bosques comerciales con énfasis en la provisión de materias primas para el proceso agrícola, como la madera para elaborar tutores y empaques, con el fin de disminuir costos y mitigar la tala indiscriminada de bosques.
¿Cuántas de estas necesidades se han suplido? ¿Qué nos falta? ¿Estamos midiendo de alguna manera el avance de la Agenda en esta área y en todas las demás? ¿Hemos, siquiera, iniciado el proceso de lo que he llamado la “municipalización” de la Agenda? Presiento que apenas estamos en la etapa de la “introducción al inicio” y será necesario, en el próximo cuatrenio, pisar el acelerador.

No hay comentarios:

Libreria