martes, 26 de enero de 2010

EMERGENCIA SOCIAL: MÁS PLATA MENOS EFICIENCIA Y CALIDAD




No nos cabe ninguna duda de que nuestro Sistema de salud debe ser mejorado porque actualmente padece de tantas fallas que en lo que sí atinó el gobierno fue al pretender evitar su colapso, aunque sea por la vía poco ortodoxa de la emergencia. Efectivamente, nuestro Sistema le apuesta a las utilidades a costa de unos pésimos salarios de los médicos y paramédicos, pagados por cooperativas o empresas de suministro de personal que le descuentan por la derecha un alto porcentaje de su ingreso.  El menoscabo de la ética médica es evidente pues los profesionales de la salud ya no pueden diagnosticar lo que la ciencia les ha enseñado sino lo que les es permitido, ya no pueden dedicar al paciente el tiempo que aconseja su conocimiento especializado sino los estándares implantados por teorías de alta productividad, ya no puede formular lo que aprendieron en la universidad sino lo exclusivamente lo que dice la directiva administrativa al respecto, todo lo anterior en desmedro precisamente de la salud pública.  Las flamantes empresas privadas llamadas EPS (15 en el país que compiten ahora exitosamente por entrar al listado de las mejores y más rentables empresas de Latinoamérica) imponen procedimientos inflexibles, papeleos ni siquiera comparables con el sector público, decisiones que buscan evitar a toda costa la atención al paciente, la remisión a los especialistas y el suministro de medicamentos adecuados, todo lo cual culminando, en no pocas ocasiones, en lo que hoy se conoce como el paseo de la muerte. Lo anterior para no hablar del escandaloso número de enfermedades no cubiertas en el POS (Plan Obligatorio de Salud) que obliga a que la gente tenga que virtualmente “atacar” al sistema con un exagerado número de demandas de tutela para lograr lo que debería ser tan fácil.
Mientras el problema de la salud no es otro que la ausencia de una verdadera política de estado bien estructurada y a largo plazo el señor Ministro Conservador, doctor Diego Palacio, pretende resolverlo con paños de agua tibia y medidas parciales o coyunturales que más parecen una colcha de retazos que la tabla de salvación del Sistema.  Los 15 Decretos expedidos en virtud de la emergencia social por el gobierno nacional regulan varios “rosarios” de temas tan diversos como las funciones de la Superintendencia de Salud, cambios en las tarifas de impuestos a la cerveza, vinos, licores y juegos de azar; creación de un fondo para prestaciones excepcionales en salud que se nutrirá de los impuestos anteriormente mencionados y del Fondo Cuenta de Capacitación de los Profesionales de la Salud, que será operado por el Icetex; acuerdos de pago de usuarios morosos en el pago de cotizaciones y aportes; liquidación bilateral dentro de los 2 meses siguientes de los contratos del régimen subsidiado por parte de gobernadores y alcaldes; destinación del 68% de los recursos producto de los juegos de azar al subsidio de la demanda y la prestación de los servicios de salud de la población pobre no afiliada; control al precio de los medicamentos, creación de delitos penales como el de omisión de la atención inicial de urgencias, aumento de la cobertura en pesos (hasta 1.100 salarios mínimos) de accidentes de tránsito, actualización y unificación del POS dentro de los próximos 6 meses sin saberse aun si será nivelado por lo bajo , etc, etc, etc.  
Al parecer las reformas tienen la orientación de conseguir más platica para el Sistema con el fin de llegar a la cobertura universal pero se queda corto en crear las condiciones para el mejoramiento de la calidad, de la eficiencia, de los programas de prevención y promoción y del control.  ¿El balance final?  Nadie puede anticiparlo.

sábado, 23 de enero de 2010

ASESINANDO AL DESPRECIO



INTRODUCCIÓN
Ha puesto Dios en nuestro corazón mostrarles lo que EL piensa acerca de algo que a todos nos molesta, nos irrita y nos causa dolor, máxime si viene de personas a quienes amamos: el desdén, el menosprecio, el desprecio.  Vamos a reflexionar en el día de hoy sobre esa despreciable realidad del desprecio, comenzando por decir que ella es una de esas cosas que necesitan ser asesinadas, que merecen ser asesinadas, que son dignas de ser asesinadas.
Pero, ¿a qué nos referimos en sí cuando hablamos del “desprecio”?  ¿Qué es eso?
El diccionario de la Real Academia define eso como: “Desestimación, falta de aprecio, desaire, desdén”.
Es subvalorar algo que tiene intrínsecamente mucho valor, porque Dios le dio ese valor.
Revise un poco su vida ahora.  Evalúe sus actitudes, su comportamiento, sus acciones, sus palabras y trate de descubrir qué manifestaciones de desprecio hay en su vida hacia usted mismo, hacia otros o hacia cualquier tipo de cosas: LO QUE  USTED TIENE, SU CÓNYUGE, SU HOGAR, SUS PASTORES, SUS TALENTOS, SU TIEMPO, SUS HERMANOS.

1-    CUANDO EL DESPRECIO HABITA EN SU HOGAR
Si ha hecho una evaluación a fondo y con sinceridad puede concluir que algunas veces, o en el peor de los casos siempre, el desprecio se ha instalado en su hogar y se pasea por cada una de las áreas de su vida marital.
¿Cuántas veces ha despreciado usted la opinión de su cónyuge para tomar cualquier clase de decisión?
¿Cuántas veces ha menospreciado usted algo que su pareja hace o dice con amor?  ¿Cuántas veces ha pasado por alto el esfuerzo que ella hace para cocinarle algún plato, alistarle su ropa, tener ordenada su casa y ejercer la profesión de ama de casa?
¿Cuántas veces  ha comprado para usted cosas de valor mientras a ella le compra cualquier cosa barata?
¿Cuántas veces ha dejado pasar el día completo sin interesarse en hablar con su cónyuge?
¿Cuántas veces ha comparado su cónyuge con otras personas para concluir que tiene menos cualidades y más defectos?
¿Cuántas veces ha hablado mal de su cónyuge o se ha burlado o lo ha ridiculizado delante de sus amigos o parientes?
¿Cuántas veces ha preferido quedarse a tomarse unas cervezas con sus amigotes en lugar de irse a casa a pasar un tiempo de calidad con su pareja o su familia?
¿Cuántas veces se ha inventado más oficio en su trabajo porque le da “hartera” ir temprano a su casa?
Pero también ¿cuántas veces ha pensado que su casa es lo peor, que su pareja es lo peor, que sus suegros son lo peor, que su cónyuge es la causa de todos sus males, que sus ingresos son malísimos, que su hogar es un desastre, que quizá se casó con la persona equivocada, que lo  mejor sería separarse o darse un tiempo, que se avergüenza de vivir donde vive, que no merece vivir en ese vecindario, que sus hijos no valen la pena, que ha perdido todo su tiempo al lado de su pareja, que su pareja es mediocre porque no gana más dinero, etc, etc?
Como ya habrá podido observar cada una de esas actitudes o pensamientos son sencillamente manifestaciones del desprecio.
ES DECIR QUE EL DESPRECIO ES PECADO PORQUE CADA VEZ QUE PECAMOS LO QUE HACEMOS ES DEJAR REINAR EL DESPRECIO PRIMERAMENTE A DIOS Y SEGUIDAMENTE A NUESTRA PAREJA, O A LO QUE DIOS HA PROVEIDO PARA NOSOTROS.
CUANDO USTED DESPRECIA A SU PAREJA SÓLO SE MUESTRA COMO UN NECIO.
Proverbios 11, 12: “El que carece de entendimiento menosprecia a su prójimo; mas el hombre prudente calla.
Ahora bien, lo contrario de despreciar es apreciar, valorar, dar honra, dar honor.
Ciertamente el querer de Dios es que mejor demos la honra a Él y que apreciemos, valoremos y demos honor a nuestra pareja.
1Tesalonisenses 4, 4: “que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor…”
Para tener su esposa en santidad usted requiere hacerla sentir amada, respetarla, escucharla, pensar primero en ella que en usted mismo, darle importancia a sus opiniones, darle tiempo de calidad, decirle cosas bellas, serle fiel y tantas otras cosas, pues no hacerlo es exponerse usted y exponerla a ella al pecado.
Tenerla en honor es darle ese honor diariamente, tenerla en un sitial importante en su vida, después de Dios.
1Pedro 3, 7: “De igual manera, ustedes esposos, sean comprensivos en su vida conyugal, tratando cada uno a su esposa con respeto, ya que como mujer es más delicada, y ambos son herederos del grato don de la vida.  Así nada estorbará las oraciones de ustedes”. 
A Dios le desagrada que usted ande por ahí cada rato menospreciando los seres que El ama, por los que Él murió y uno de ellos es precisamente su cónyuge.
Mateo 18, 10: “Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños;  porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos”.
Romanos 14, 10: “Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano?  O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano?  Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo”.
Mucho menos desprecien en su corazón a sus parejas por la manera apasionada o “fanática” como se relacionan con Dios o lo alaban.
2 Samuel 6, 16: “Cuando el arca de Jehová llegó a la ciudad de David,  aconteció que Mical hija de Saúl miró desde una ventana,  y vio al rey David que saltaba y danzaba delante de Jehová;  y le menospreció en su corazón... Y Mical hija de Saúl nunca tuvo hijos hasta el día de su muerte”.
Tenga en cuenta que siempre cuando usted tiene una actitud de desprecio revela su prepotencia generalmente basada en una mentira. 
Nehemías 2, 19: “Pero cuanto lo oyeron Sanbalat horonita,  Tobías el siervo amonita,  y Gesem el árabe,  hicieron escarnio de nosotros,  y nos despreciaron,  diciendo: ¿Qué es esto que hacéis vosotros?  ¿Os rebeláis contra el rey?”


2-    EL DESPRECIO ES PRIMERAMENTE A DIOS
En cada acción o actitud de desprecio, menosprecio, burla, desdén, desaire, subvaloración en el hogar está siempre presente el desprecio a Dios, a sus normas y a su consejo porque el pecado es contra Él.
Ciertamente si ignoro a mi pareja, no le doy el lugar que debe ocupar, no me comunico adecuadamente con ella, desprecio su vida o su cuerpo hago algo que desagrada al Señor.  Me alejo de Él y me convierto en extranjero en mi propio hogar.
1 Corintios 14, 11: “Pero si yo ignoro el valor de las palabras, seré como extranjero para el que habla, y el que habla será como extranjero para mí”.
2 Samuel 12, 10: “Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer”.
Génesis 25, 34: “Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas;  y él comió y bebió,  y se levantó y se fue.  Así menospreció Esaú la primogenitura”.
Y todos sabemos cuán peligroso es menospreciar al Señor, no temerle, no tener en cuenta Su Bendita Palabra, no hacer caso a su consejo.
Levítico 26, 15 y ss: “Pero si no me oyereis, ni hiciereis todos estos mis mandamientos, y si desdeñareis mis decretos, y vuestra alma menospreciare mis estatutos, no ejecutando todos mis mandamientos, e invalidando mi pacto, yo también haré con vosotros esto: enviaré sobre vosotros terror, extenuación y calentura, que consuman los ojos y atormenten el alma; y sembraréis en vano vuestra semilla, porque vuestros enemigos la comerán.  Pondré mi rostro contra vosotros, y seréis heridos delante de vuestros enemigos; y los que os aborrecen se enseñorearán de vosotros, y huiréis sin que haya quien os persiga.  Y si aun con estas cosas no me oyereis, yo volveré a castigaros siete veces más por vuestros pecados”.
Al Señor debes honrar, dar honor y la mejor manera es obedeciendo sus estatutos y la voz del Espíritu Santo.  Haciendo eso recibirá honra del Creador del Cielo y de la tierra.
1 Samuel 2, 30: “…yo honraré a los que me honran,  y los que me desprecian serán tenidos en poco”.

3-    ASESINANDO AL DESPRECIO.
La mejor manera de matar al desprecio es por inanición, por hambre. 
En la medida que tomemos la decisión de amar a nuestro cónyuge todos los días de nuestra vida, de mantenernos unidos, de alegrarse con él, de disfrutar de su vida con intensidad, de valorar las cosas buenas que ambos tienen y ayudarse a superar sus defectos en amor, podremos superar todas esas actitudes del desprecio.
Proverbios 5, 18 y ss: “Bebe el agua de tu misma cisterna, y los raudales de tu propio pozo.  ¿Se derramarán tus fuentes por las calles, y tus corrientes de aguas por las plazas?  Sean para ti solo, y no para los extraños contigo.  Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela.  Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre.  ¿Y por qué,  hijo mío,  andarás ciego con la mujer ajena, y abrazarás el seno de la extraña?  Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, y él considera todas sus veredas”.
Usted está dotado de todo lo necesario para andar sometido al Señorío de nuestro Dios y solo es poner en práctica.
2 Pedro 2, 9: “…sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio; y mayormente a aquellos que,  siguiendo la carne,  andan en concupiscencia e inmundicia,  y desprecian el señorío.  Atrevidos y contumaces,  no temen decir mal de las potestades superiores…”
 Dios da la fórmula, como siempre perfecta, para asesinar al desprecio:
1 Pedro 2, 17: “Honrad a todos (y eso incluye su pareja).  Amad a los hermanos (y eso incluye su pareja).  Temed a Dios.  Honrad al rey.
No deje que el enemigo robe la bendición de un hogar en unidad y armonía.


CONCLUSIÓN
pidamos perdón al Dios del Cielo por haber dejado que el desprecio se haya instalado en nuestro hogar, en nuestra casa, en nuestro matrimonio o en algún área de nuestra relación e pareja. Pidamos perdón a Dios por no haber sabido tener nuestras esposas en santidad y honor, y por no haberles dado honor a ellas como a vaso más frágil.  Comprométamosnos a honrar a nuestras parejas.  Comprometamosnos a alegrarnos con nuestra esposa que es la mujer de nuestra juventud, como cierva amada y graciosa gacela.  Sus nos  satisfacerán en todo tiempo, y en su amor nos recrearemos siempre.

miércoles, 13 de enero de 2010

UNIDAD LIBERAL

Celebro el gran acuerdo de los cuatro sectores liberales encabezados por Luis Enrique Dussán, Héctor Javier Osorio, Consuelo González y Julio César Triana para conformar una muy buena lista de Unidad Liberal a la Cámara de Representantes por el Huila, el cual, sin ninguna duda, garantizará las dos curules que hoy tiene el liberalismo en esa Corporación, pues me parece que es un paso acertado no solamente por lo que significa en el corto plazo sino paso necesario para la recuperación de las Alcaldías perdidas en la pasada elección y por supuesto de la Gobernación del Departamento de la que ya casi todos los huilenses anuncian que será liberal.

Entiendo que la reunión en donde se pactó esta gran alianza liberal se desarrolló en términos cordiales, en donde primó la sensatez, el respeto y una voluntad férrea de entendimiento por encima de las diferencias.  Muy bien por eso.


Ya me había referido en un par de ocasiones a este tema, opinando que el mejor escenario para el liberalismo era la conformación de una lista fuerte a la Cámara que pudiera aspirar de nuevo mínimo a la misma votación obtenida en la pasada elección (82.000 votos), haciendo caso omiso de las diferencias con respecto a candidaturas a la Presidencia de la República y preparando el terreno, por lo menos en nuestra región, para una época que yo he llamado “posturibe”, aun en el escenario en el cual el Presidente decida postularse para una tercer periodo.  Siempre hice hincapié en que la mejor vía para lograr esa unidad era el consenso pues de todas maneras en la lista no cabrían los cinco aspirantes y a fe que lo lograron, quedándole la opción al doctor Orlando Beltrán de aspirar legítimamente en una lista diferente a la que llevará el logo del Partido.


Creo que, además, con la conformación de esa lista, Rodrigo Villalba fortalece mucho más su aspiración al Senado y logra aglutinar, cosa que algunos veían con escepticismo, las diferentes tendencias liberales en torno a su candidatura, en un panorama despejado de competencia regional dentro del mismo Partido, haciendo honor al lema que él ha escogido para esta campaña: “Mejor Unidos”.  Felicitaciones a él, pues buena parte de ese logro se debe a su buen tino y a su manera de hacer política sin exclusiones y con altura.  


Estoy seguro que los miembros de esta lista harán de la mejor manera esta campaña, evitando  a toda costa la confrontación u ofensas personales, la calumnia y la injuria tan propia de la actividad, y concentrándose en lo que realmente le importa a los huilenses que es la propuesta programática, la rendición de cuentas de la gestión de cada uno y la exposición de sus hojas de vida para que el pueblo pueda elegir a los mejores.


Por último, los liberales y en general todos los huilenses, esperamos que el gobernador Pajarito Sánchez se enfoque en empezar este año dando las garantías suficientes de imparcialidad en estas elecciones y trabajando en tantas y tantas y tantas y tantas cosas que aún le falta por hacer (recuerde que ya no le queda sino ¡una sola fiesta de reyes!) , no inmiscuyéndose en la menuda de la política, en maquinaciones de orden electorero o en componendas contra sectores diferentes al suyo o aun contra su mismo partido, por lo cual tenga que dar explicaciones a los organismos de control.  Todos, incluyendo muchos miembros de su propio Partido Conservador, estaremos atentos a esto.

martes, 5 de enero de 2010

LIBERALISMO POSTURIBE

Estamos a tan sólo cinco meses de las elecciones presidenciales y la incertidumbre domina el panorama político nacional. Nadie sabe a ciencia cierta cómo será el pronunciamiento de la Corte Constitucional con respecto al referendo y mucho menos, en caso de que éste sea validado, puede nadie anticipar sus resultados electorales.  Hoy ni siquiera podemos saber si las elecciones del referendo serían antes o después de las de Congreso, o si el Presidente Uribe podrá o no inscribirse como candidato presidencial porque aun no sabemos si la Corte se pronunciará en enero o en febrero y cuánto tiempo realmente necesita la Registraduría Nacional para organizar y preparar las elecciones del referendo.  Por todo esto y muchas otras razones, aun por las que surjan si el Presidente es reelegido para un tercer periodo, hemos venido insistiendo en que el liberalismo debe prepararse para una “época posturibe”.


Para los que nunca compartimos ni aceptamos la decisión del Partido de hacer una oposición ciega y terca al Presidente Uribe, aun es hora de tender esos puentes de entendimiento con todos los sectores liberales que se encuentran por fuera de la “oficialidad” del Partido, especialmente con los uribistas, y empezar a pensar cómo seguir construyendo una Colombia más grande, con más oportunidades, con menos diferencias sociales, con principios y valores fundamentales y más atractiva para todo tipo de inversión legal, incluso, yo diría “especialmente”, en un escenario en al cual Uribe juegue como candidato presidencial, así éste sea menos probable dadas las virulentas posiciones de algunas minorías en el Partido.
Imaginemos por un momento el panorama sin Uribe.  Los candidatos hoy con opciones serían Juan Manuel Santos, Sergio Fajardo, Germán Vargas Lleras y Nohemí Sanín.  De ahí para abajo estarían Pardo, Uribito, Petro, Lucho, Galat y uno que se ha puesto en la reserva que es Rodrigo Rivera.


En medio de este paisaje, nadie podría negar que una alianza o unión entre Pardo, Rivera, Vargas Lleras y Santos sería indiscutiblemente ganadora, aunque hoy no cuente con la voluntad de muchos de ellos mismos. Sin embargo gran número de colombianos actualmente pensamos que todos ellos deberían unirse no sólo porque coinciden en sus raíces liberales sino porque de allí podrían salir por lo menos los próximos tres presidentes de Colombia.  Si el panorama es diferente y el Liberalismo (como corriente de opinión liberal por dentro y por fuera del Partido) sigue empeñado en fomentar odios entre uribistas y antiuribistas tendrá que conformarse, muy seguramente, con una participación marginal en el gobierno de Fajardo o Nohemí.


Por eso mi llamado en esta hora, tanto a los liberales uribistas como a los antiuribistas, es a deponer las armas del lenguaje ofensivo y las posiciones intransigentes y a crear un ambiente de cordialidad y búsqueda de puntos de encuentro doctrinal entre todos aquellos liderazgos de clara estirpe liberal que hoy están diseminados en partidos como el mismo Liberal, el de la U, Cambio Radical, Convergencia Ciudadana, Colombia Viva, Colombia Democrática, Apertura Liberal, Alianza Social Indígena y el Partido Verde, con el único fin de seguir construyendo una Colombia mejor.

Libreria