jueves, 21 de octubre de 2010

REGALÍAS: EL ARGUMENTO DE LA INEFICIENCIA

Otro argumento destacado del Gobierno Central en la exposición de motivos del proyecto de acto legislativo modificatorio del régimen de regalías es el de la ineficiencia de los entes territoriales productores en el logro de indicadores sociales.
El marco legal vigente, establece la exposición de motivos, definió como uso prioritario de las regalías la financiación de la prestación de servicios sociales, haciendo especial énfasis en salud, educación, agua potable y la reducción de la mortalidad infantil, destinación que sólo podrá cambiarse cuando las entidades territoriales beneficiarias cumplan con las coberturas mínimas29 en los sectores señalados...
...Uno de los objetivos propuestos desde la expedición de la Ley 141 de 1994 fue promover que los departamentos y municipios receptores de regalías alcanzaran las coberturas mínimas de los servicios de educación, salud, agua potable, alcantarillado y mortalidad infantil. Mientras las entidades territoriales beneficiarios de regalías no alcancen las coberturas mínimas en estos sectores, los departamentos deben asignar por lo menos el 60% de los recursos de regalías y compensaciones, y los municipios el 75% de estos recursos, hasta lograr dichos propósitos.
El incentivo para aquellas entidades territoriales que alcancen las coberturas mínimas consiste en reorientar los recursos de regalías a otros proyectos de inversión contenidos en el plan de desarrollo, diferentes de los requeridos para lograr las coberturas mínimas. De las entidades territoriales que actualmente son beneficiarias de recursos de regalías y compensaciones, ninguna ha logrado cumplir todas las coberturas mínimas establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010 (Artículo 120 de la Ley 1151 de 2007) en los sectores de: educación, afiliación a salud, mortalidad infantil, agua potable y alcantarillado”.
Se debe, en gracia de discusión, aceptar parcialmente el argumento, máxime ante los casos de algunos entes territoriales no productores que han podido superar todas o algunas de esas metas sin el recurso de las regalías. Pero lo más justo en este caso, por parte del Gobierno y del Congreso, es analizar en detalle cada uno de los indicadores de cada uno de los entes productores, con una mirada de mediano y largo plazo, considerando las mútiples variaciones, yo diría caprichosas, de interpretaciones y metodologías de medición emanadas de Planeación Nacional. Esto les indicaría, con seguridad, que el Huila, aunque aparezca actualmente en la lista negra de aquellos entes que no han logrado los niveles mínimos de coberturas en todas las áreas, sí ha avanzado sustancialmente, encontrándose a punto de alcanzar todas esas metas, salvo la de saneamiento básico que durante estos últimos años ha sido imposible dada la política nacional tortuosa de los Planes Departamentales de Agua. No creemos que el Gobierno Nacional, mediante esta estrategia de más burocracia con la creación de 4 Fondos, logre que las entidades territoriales alcancen los indicadores propuestos, en un plazo mediano, ni siquiera volviendo a modificar, esta vez para hacerla más benévola, la metodología de la medición de dichos resultados, lo que en todo caso pudiera hacer dejando la función y la responsabilidad en manos de los entes territoriales productores.
Por otro lado, no se puede esgrimir la tesis de que el centralismo sea más eficiente que la descentralización administrativa cuando de cumplir metas se trata. O si no que responda el gobierno nacional por qué, después de doscientos años de vida republicana, aun tenemos semejantes niveles de desempleo, de pobreza e indigencia, de cobertura en educación superior, de déficit habitacional, de muertes violentas, de inseguridad ciudadana, de competitividad y productividad, de déficit de infraestructura, de empresarización, de informalidad, de corrupción, de deuda pública y de déficit fiscal, entre otros.
Claro que, en esta etapa de la discusión, las esperanzas de que triunfen las razones son ya muy débiles y, por eso, toda la región empieza a contemplar con tristeza la mobilización y la presión social como única tabla de salvación ante la imposición de las aplastantes mayorías oficiales en el Congreso de la República.

No hay comentarios:

Libreria