martes, 12 de octubre de 2010

REGALÍAS: EL ARGUMENTO DE LA CORRUPCIÓN

Mucha literatura hemos leido en estos últimos días acerca del proyecto de acto legislativo por medio del cual se pretende modificar el régimen de las regalías, pero la que más me ha llamado la atención por todos los aspectos que aborda es la contenida en la misma exposición de motivos del proyecto, pues se trata de toda una serie de argumentaciones basadas en cifras parciales y en justificaciones que solamente se intenta aplicar sin consideración a los entes territoriales, cuando sobre todo son válidas para el sector central de la administración pública.
En efecto el gobierno afirma en torno a la incorrecta utilización del recuros de regalías: “Las interventorías administrativas y financieras contratadas por la Comisión Nacional de Regalías – Entidad Liquidada, tenían como objeto contractual verificar que la ejecución, distribución y destinación de los recursos de regalías y compensaciones, así como de las asignaciones provenientes del Fondo Nacional de Regalías para las vigencias 2001-2004, se ajustarán a la Ley. En virtud de lo anterior, se evidenciaron 27.610 presuntas irregularidades contractuales, presupuestales, por problemas financieros, en proyectos y en la documentación, que fueron reportadas a los Organismos de Control y/o Fiscalía General de la Nación según corresponda. En este sentido, en el gráfico siguiente se puede observar las entidades con mayor número de irregularidades reportadas, destacándose los departamentos de Santander, Casanare, Córdoba, La Guajira, Cesar, Sucre y Huila (el cuadro muestra los siguientes porcentajes: Santander 16%, Casanare 13%, Córdoba 12%, Guajira 11%, Cesar 8%, Sucre 6%, Huila 6%, Bolívar 5%, Antioquia 5%, Putumayo 4%, Arauca 4%, Meta 3%, Norte de Santander 2%, Tolima 2%, Boyacá 2%)... Ahora bien, continua la exposición de motivos, en relación con la vigencias 2005 a 2010 el DNP en virtud de las funciones recibidas de la extinta Comisión Nacional de Regalías, ha reportado 21.681 presuntas irregularidades a Órganos de Control, con el siguiente resultado por departamentos, así: Córdoba 19%, Guajira 15%, Sucre 13%, Santander 12%, Cesar 6%, Meta 6%, Casanare 4%, Arauca 4%, Antioquia 3%, Huila 3%, Bolívar 3%, Boyacá 2%, Putumayo 2%, Tolima 2%, Chocó 2%...Para el período 2005-2010, sigue diciendo la exposición de motivos del proyecto, al evaluar los resultados de las acciones de control administrativo y financiero se concluye que las principales razones generadoras de irregularidades en el uso de las regalías y compensaciones, se encuentran las faltas a la contratación correspondientes a la inobservancia de procesos de selección objetiva, ejecuciones extemporáneas de los contratos, omisión de la contratación de la interventoría técnica, dificultades en la formulación de los proyectos por ausencia de estudios previos adecuados y falta de otorgamiento de licencias, violación de la ley de regalías por el financiamiento de gastos de funcionamiento, gastos sin competencia legal e incumplimiento de los porcentajes mínimos que exige los artículos 14 y 15 de la Ley 141 de 199431, modificados por los artículos 1º y 2º de la Ley 1283 de 200932, manejo indebido del presupuesto por la inadecuada constitución de reservas, incumplimiento de las normas para comprometer el presupuesto, deficiencias en el estructura del plan de desarrollo e inadecuado manejo de los recursos reflejado en la inversión de las regalías en operaciones no permitidas.”
Al final de toda la argumentación, el gobierno concluye: “En suma, éstos testimonios no dejan duda sobre la urgencia de una profunda reforma al sistema de regalías, que altere su distribución regional; su asignación a favor de un gasto regional, y no exclusivamente municipal y departamental, orientado a grandes proyectos de desarrollo económico, social y de infraestructura”.
Sin duda, el fenómeno de la corrupción se ha presentado en los entes territoriales que reciben regalías, pero ese no puede ser un argumento central, basicamente por dos razones: la primera, no se puede castigar a la gente, en lugar de castigar a los corruptos y la segunda, para nadie es un secreto que en el sector central la corrupción ha desbordado de lejos esas cifras y los escándalos han asombrado a todos los colombianos. No voy a hacer un listado de los casos más sonados a nivel nacional porque sencillamente necesitaría varias columnas. Únicamente concluyo que no podemos aceptar esos argumentos del gobierno, pues conducen a un remedio peor que la enfermedad.

No hay comentarios:

Libreria