martes, 8 de junio de 2010

MI COMPROMISO POLÍTICO



El diario La Nación, no sé si por orden de alguien o por simple imaginación de uno de sus periodistas, ha publicado un par de notas en donde se afirma que no he tomado partido frente a la contienda presidencial. No es la primera vez que se equivocan conmigo, pero he disculpado y disculparé todas esas informaciones con intenciones políticas porque no soy un hombre de conflictos. Por el contrario, practico la tolerancia, siendo un convencido como el que más de la libertad de prensa.

En la primera vuelta presidencial apoyé y voté por el doctor Juan Manuel Santos.  Lo mismo haré en la segunda vuelta.  Pero no soy de los que he apoyado al doctor Juan Manuel porque crea que los otros candidatos sean malos o no tengan la capacidad de dirigir los destinos del País, empezando por el doctor Mockus a quien respeto por su formación académica y por la interesante gestión de cultura ciudadana de sus dos alcaldías.  De él tengo un buen concepto y creo como muchos otros colombianos que es una persona decente en cuanto al manejo de los dineros públicos.  Su derrota del pasado 30 de junio no puede adjudicar a nadie diferente a él mismo.  Al doctor Vargas Lleras lo admiro por su talante recio contra todo tipo de violencia, como quiera que fue víctima de ella, y por su excelente programa de gobierno.  Creo que con un muy honroso tercer lugar que nadie esperaba queda en el grupo de los primeros lugares en la fila india para llegar a la Presidencia.  Del doctor Pardo tengo también una muy buena opinión por su seriedad, porque maneja con propiedad los grandes temas del Estado y porque tiene una magnífica hoja de vida.  Sencillamente creo que no estaba en el momento adecuado y que fue víctima de una posición radical del partido Liberal en contra de un gobierno al que ha debido respaldar desde el inicio, como lo he expresado en tantas otras columnas.  Del doctor Petro y la doctora Nohemí no puedo pronunciar más que buenos comentarios. Ambos fueron coherentes con lo que piensan e hicieron el recorrido con dignidad y decoro.  Defendieron sus tesis con buenos argumentos, aun a sabiendas de que ellas tenían muy poca aceptación. Donde sea que se encuentren en el futuro seguirán siendo figuras de talla nacional.

Pero, apoyo la candidatura del doctor Juan Manuel porque estoy convencido de que en los momentos por lo que cruza el país es quien tiene la mejor propuesta, la mejor postura y la más avezada experiencia.  Creo que es un estadista, serio, de resultados excelentes en cada cargo que ha ejercido, de buenas relaciones con la dirigencia política, de una formación extraordinaria, que sabe rodearse de gente de calidad a la que empodera sin problemas y con una muy acertada visión de Nación.  Su esposa, la doctora Tutina, como a ella misma le gusta que la llamen, es una dama en toda la extensión de la palabra.  Con ella y sus hijos conforman una familia ejemplar.





He apoyado y votaré nuevamente por el doctor Juan Manuel sin necesidad de odiar a los demás candidatos ni de hablar mal de ellos sino, por el contrario, creyendo, con sinceridad, que todas las fuerzas políticas que los rodearon y la mente brillante de cada uno de ellos son necesarias para la conformación, tal y como lo ha dicho el propio doctor Juan Manuel, de un gobierno histórico de unidad nacional el cual pueda llevarnos a la prosperidad democrática

No hay comentarios:

Libreria