viernes, 18 de junio de 2010

GOBIERNO DE UNIDAD NACIONAL

Desde que oí el discurso del doctor Juan Manuel Santos cuando ganó de lejos la primera vuelta me gustó su propuesta de Unidad Nacional.  Ella fue no solamente generosa (con ese margen de ventaja no necesitaba una propuesta de esa naturaleza) sino que realmente interpreta las inmensas mayorías de colombianos que queremos vivir en un país sin la polarización que hemos vivido en los últimos tiempos.  Por eso celebro que ella haya sido acogida por casi toda la bancada del Partido Liberal, quedando indefinido el ex candidato Pardo, por toda la bancada de Cambio Radical, incluido su ex candidato Germán Vargas Lleras, por toda la bancada del conservatismo, salvo, al parecer, su ex candidata Nohemí Sanín a la que tal vez le va a tocar su primer periodo presidencial por fuera del gobierno; y, en fin por miles y miles de independientes y gente común y corriente.  Pero lo más importante de todo es que celebro que ese gran acuerdo haya cuajado sin fastidiosas componendas políticas y promesas de puestos y contratos sino, como debe ser, acogiendo por parte del Candidato Santos las más importantes propuestas de aquellos sectores que adhirieron a su campaña.

Leí con mucho beneplácito como el doctor Juan Manuel acogió tesis del doctor Vargas Lleras tales como la de una reforma integral a la justicia (que contendría la creación del ministerio de Justicia, medidas de descongestión judicial, acciones para garantizar seguridad jurídica; la creación de las jurisdicciones de extinción de dominio; y nuevas reglas institucionales contra el choque de trenes, normalizando las relaciones entre las dos ramas); la reforma integral al sistema de salud; la reforma política, pero esta vez de fondo; la política de construcción de vivienda de interés social y la aprobación de una verdadera ley de ordenamiento territorial con más autonomía regional.

La propuesta oficial del doctor Juan Manuel incluye 10 puntos que queremos difundir también en esta columna: 1. Trabajo, trabajo y más trabajo: trabajos decentes y salarios dignos. Que en cada familia haya al menos una persona con empleo formal. Diálogo social entre trabajadores, empresarios y gobierno. Unidos disminuiremos los índices de pobreza y desempleo.  2. Prosperidad democrática para todos, es decir, salud y educación de calidad, para la vida y el trabajo, vivienda digna y oportunidades de ingresos.  3.  Consolidar la Política de Seguridad Democrática y fortalecer la seguridad ciudadana, con acatamiento a la Constitución y total respeto a los derechos humanos. No más terrorismo.  4. Transparencia y cero corrupción: que  impere la ética en los asuntos públicos, cultura de la legalidad y cero tolerancia a la corrupción, en lo público y lo privado.  5. Buen Gobierno: gestión pública de excelencia para el trabajo. Administración pública eficiente, eficaz, descentralizada, participativa y responsable, en todos los niveles. Trabajo conjunto con el liderazgo local para el desarrollo de las regiones.  6. Institucionalidad democrática: fortalecer el Estado democrático con independencia, equilibrio y colaboración armónica de poderes.  7. Justicia y cero impunidad: fortalecer el Estado de Derecho con cero impunidad, justicia pronta y eficaz. Garantizar el derecho de la sociedad y los individuos a la justicia. Defender los derechos de las víctimas: verdad, justicia y reparación.  8. Agenda urbana y rural: ciudades para la gente, con movilidad, viviendas, espacios y servicios públicos para todos. Un campo próspero y seguro para garantizar la plena, lícita y sostenible utilización del territorio cultivable y convertir al país en la despensa del mundo.  9. Medio Ambiente: aprovechar sosteniblemente nuestro potencial ambiental. Defender el agua como recurso vital. Posicionar a Colombia como una potencia de biodiversidad a nivel mundial.  10. Relaciones Internacionales: profundizar la inserción del país en el mundo y estrechar las relaciones con nuestros vecinos, basados en el respeto y la cooperación. Los colombianos en el exterior también cuentan. El liderazgo de Colombia será reconocido en el escenario internacional.

Una propuesta de unidad nacional de esta talla no puede excluir al candidato Mockus, a su Partido y sus aliados recientes del Polo Democrático y alguno que otro liberal.  Por eso el doctor Juan Manuel ha sido reiterativo en proponerles que entren a ese gran acuerdo, obteniendo hasta ahora un rechazo radical.  Pero eso no es del todo malo, pues un fuerte gobierno de unidad nacional necesita también que haya gente de calidad en la oposición.  Y ellos tienen lo necesario para afrontar ese reto.

No hay comentarios:

Libreria