miércoles, 12 de mayo de 2010

YO NO ADMIRO A CHÁVEZ

Yo no admiro a Chávez porque no he encontrado ninguna razón para hacerlo. No lo admiro, no por sus supuestas posiciones revolucionarias de izquierda o porque me parezca grotesco o porque me parezca bocón o porque crea que es una amenaza permanente contra Colombia, sino porque las cifras de su gobierno muestran resultados muy insatisfactorios para el pueblo venezolano. No lo admiro simplemente porque nadie puede admirar un Presidente de cualquier país en el mundo que haya llevado a su nación a la deprimente situación en la que se encuentra nuestro vecino.

En efecto, en el año 2009 Venezuela tuvo una caída en su Producto Interno Bruto del 3,3% y sus importaciones decrecieron en algo así como el 18%, habiendo terminado el período con una formidable inflación por encima del 25% que ha hecho estragos en la capacidad adquisitiva de la población pobre que él dice representar. Y si por el año 2009 llovió, por el 2010 no va a escampar pues todas las proyecciones para el vecino país indican que tendrá, después de un descenso del 8% en el primer trimestre, un crecimiento negativo para este año que oscilara entre el 2,6% y el 3% del PIB, mientras que para el 2011 tendrá crecimiento del 0%, en contraste con todas las economías latinoamericanas que esperan con optimismo un crecimiento promedio del 4% para este año y el próximo, pero también en contraste con las economías de países productores de petróleo, los cuales, en promedio, proyectan así mismo crecimientos por encima del 4%

Por otro lado, los elevados índices de inseguridad en todas las áreas, fueron en gran medida la causa de que su desempeño en inversiones, calidad de vida, gestión pública y otros indicadores fuera tremendamente pobre. El país descendió del puesto 105 al 113 en un ranking que estudia el desempeño en materia de promoción de inversiones, calidad de vida, mantenimiento del capital productivo, gestión pública y otros indicadores relacionados con el ambiente para los negocios, superando solamente a Bolivia, que se encuentra en el puesto 120, y a Zimbabwe, en el 132, seguido por Burundi, en el último lugar.

Según un interesante informe reciente de la Revista Dinero, “aunque la tasa de desempleo no es todavía alarmante, alcanzó 8,6% a febrero, sí lo es el nivel de informalidad entre los trabajadores, que alcanza 43,2% de acuerdo con el INE. A esto se suma la pérdida de empleo formal en el sector privado, pues de acuerdo con la Cámara Colombo-Venezolana, a febrero de 2010 cayó 16,9% el número de empleadores frente a igual periodo de 2009, lo que se traduce en un descenso de 72.839 empleadores en 12 meses.”

Es por todo esto, y por mucho más que no alcanzo a registrar en el reducido espacio de una columna periodística, que yo no admiro a Chávez. Es por todo esto y mucho más que el mismo pueblo venezolano reza: “Ángel de la guarda, dulce compañía, llévate bien lejos a Hugo Chávez Frías; y no lo devuelvas ni de noche ni de día, para que Venezuela tenga Paz, Agua y Energía.”

No hay comentarios:

Libreria