domingo, 1 de febrero de 2009

LO BUENO Y LO MALO DEL GOBIERNO PAJARITO SÁNCHEZ EN EL 2008

(El 1 de febrero de este año concedí una entrevista en el Diario La Nación en la cual hice un balance del gobierno Pajarito Sánchez 2008 y entonces decidí escribir y publicar este artículo, con información más abundante y detallada sobre el tema, que dejo a consideración de mis lectores. HAGA CLICK AQUÍ PARA LEER LA ENTREVISTA).

Preferí observar y callar en el 2008 porque en menos de un año es difícil sopesar, evaluar y calificar las ejecutorias de cualquier gobierno. Pero ya a estas alturas, a los gobiernos departamental y locales sólo les queda 2 festivos de reyes para terminar su mandato. Es hora de hacer un balance desapasionado e independiente de lo que han sido estos dos años para el Huila y Neiva.
Nunca me ha costado trabajo encontrar las cosas positivas de cualquier sociedad, gobierno o persona y creo que el gobierno del doctor Pajarito Sánchez ha tenido en el 2008 varias de ellas.
Lo primero sin duda es el carisma del gobernante. El Pajarito es un hombre amable, querido, buen conversador, de buenos modales, de buen genio y ganó las elecciones pasadas con un amplio respaldo de más de 180 mil huilenses, muchísimos de ellos que lo respaldaron no tanto porque fuera a ganar sino porque de veras estaban fascinados con él. ¿Cuántos de esos admiradores le quedan al final de 13 meses de gobierno? No tengo idea. Si fuera por lo que me expresan al oído todos cuantos me hablan de él, yo diría que muy pocos, pero de ninguna manera esa puede ser la medida. Yo creo que el Pajarito aún tiene popularidad.
En cuanto a sus ejecutorias como tal debemos resaltar la elaboración y concertación del plan de desarrollo sin mayores contratiempos, aunque debo confesar que veo muchas metas de poca envergadura como por ejemplo las de cobertura y calidad en educación, las de mortalidad infantil y mortalidad materna en salud, las del programa discapacidad con oportunidades, las del programa de construcción de pequeños y medianos distritos de riego, las del programa Neiva Ciudad región Productiva, etc. También es de destacar la aprobación del Plan Vial Regional con el cual se ha prometido terminar de pavimentar todos los accesos viales a los municipios de la región. Especial mención, por el impacto de los temas, hago de su decisión de cofinanciar con casi 40 mil millones de pesos el Distrito de riego Tesalia-Paicol y con 20 mil millones la construcción de la vía Isnos-Paletará-Popayán, ambas obras que posiblemente no se terminen en su periodo pero importantes para la competitividad del Huila. Por supuesto, todas las ejecutorias mencionadas han tenido una grande colaboración por parte de la Asamblea Departamental, todas sus bancadas a las cuales felicito.
Aunque oí mencionar varias causas, razones y excusas, ninguna de ellas convincente, definitivamente los resultados no fueron el fuerte del gobierno departamental en el 2008. El gobernante se ha caracterizado, hasta ahora, por su especial habilidad para hablar, hablar, hablar y hablar, y hablar aun más de las buenas intenciones, proyectos, realización de sueños… Y eso está bien, pero si al mismo tiempo se concretaran las obras comnunes y corrientes.
No voy a hacer un exhaustivo análisis de las metas del Plan de Desarrollo cumplidas en el 2008, pues eso sería muy técnico y aburridor, pero sí debo hacer referencia a algunas que me llaman la atención pues en los balances de fin de año no se mencionaron ejecutadas, como por ejemplo las 10,000 viviendas proyectadas de las cuales ya se han debido haber construido por lo menos 2,500; los 6,000 mejoramientos de los cuales ya se deben haber construido por lo menos 1,500; el 80% de las cabeceras municipales a las cuales se les ha prometido sistemas de tratamiento de aguas residuales, de los cuales ya se ha debido alcanzar el 20% (7 municipios); el 100% de municipios a los cuales se les promete implementar sistemas de tratamiento de residuos sólidos, de los cuales ya se debieron haber construido en por lo menos 9 municipios; las 40.000 hectáreas de café a renovar de las cuales ya se debieron haber hecho 10,000; los 5 nuevos “mega establecimientos educativos” de los cuales ya se ha debido dar al servicio por lo menos 1; y las 528 obras de infraestructura en el sector educativo (incluidos aulas, restaurantes y polideportivos) de las cuales ya han debido construirse por lo menos 132.
Los lunares negros también son varios, empezando por la política más vistosa de todo el equipo de gobierno que es la del sectarismo. Hace tiempo no veíamos algo así. No lo vimos en ningún gobierno por elección popular: ni en el gobierno Cárdenas ni en el de Bravo ni en el de Lozada. Pero su estilo no es el de embestir como toro de casta a todo lo que le parezca rojo sino de perseguir soterrada, pero certeramente a todo aquel que no votó por él o que haya tenido vínculo con el gobierno anterior. Algunos ejemplos de esto son la masacre liberal de comienzos de año en el Hospital de Neiva, la destitución de la gerente de Aguas del Huila, el despido de la doctora Susana Vargas y el Ingeniero Carlos Angarita, últimos que quedaban de la anterior administración, la discriminación abierta para con los alcaldes que acompañaron nuestra causa, el menosprecio sistemático a los 5 Diputados Liberales (lista más votada en el Departamento), etc, etc.
La designación o contratación de los cuatro vicegobernadores publicitada con pompa en el año anterior, a más de ser inconveniente políticamente pues todo su equipo seguramente lo entendió como cuatro súper poderes por encima de ellos, no ha producido resultados más allá darle un emolumento a cuatro amigos leales de campaña. Lo mismo se pueda afirmar de los varios viajes al exterior hechos por el mandatario. ¿Acaso alguien conoce los resultados, los proyectos, los recursos que dichos viajes han producido?
En el tema de transparencia otros enormes puntos negros fueron la desmedida contratación en las fiestas del San Pedro, la adjudicación bochornosa del Chance, el paquete de contratación del mundial de subacuáticas y el proceso de licores.
Como había anunciado el periódico Portafolio, las últimas fiestas de san Pedro le costaron al bolsillo de los huilenses cerca de 4.000 millones de pesos, resultando, de lejos, muchísimo más costosas que cualquier otra en el pasado. Fue escandaloso como se gastaron 1500 millones en los artistas Vives y Cabas, máxime cuando al bolsillo de ellos he oído que no llegaron ni 200 millones. El mismo gobierno, no sé si con cinismo o por error, publicó en los diarios regionales unas tablas con la especificación de todos los gastos de las festividades en donde se evidencia no sólo lo que mencionamos sino la enorme diferencia entre los costos del año 2008 y los de 2007. A todo lo anterior debe sumarse la visible participación de DMG en las festividades sobre la cual casi nadie ha dicho mayor cosa. El Contralor del Departamento ha prometido pronunciarse severamente sobre todo esto.
En lo que respecta a la adjudicación del Chance confieso que no encuentro palabras para calificar todo el incidente pero el Huila entero puede percibir el olor putrefacto que expele todo el proceso contractual. El caso ya está siendo investigado por los entes de control, pero algo que llamó fuertemente mi atención fue cómo, después de una discusión muy infantil en la cual el Gerente y el Gobernador se señalaban mutuamente, ni siquiera hubo una declaración de insubsistencia sino una aceptación, en los mejores términos, de la renuncia del gerente de la Lotería. Yo no me atrevo a calificar jurídicamente el proceso licitatorio, pero en todo caso quedarán siempre en el aire una de tres preguntas: si el proceso es ajustado a derecho ¿por qué tanto vaya y venga entre Gobernador y Gerente y tanta precaución de aquel para denunciar penalmente a éste? Si el proceso es tan torcido como quedó en el ambiente ¿el gobernador sabía o se hizo a sus espaldas? ¿por qué tanta cordialidad con el gerente al punto de convenir con él su renuncia y esperar pacientemente hasta que la presentara para aceptarla? Y, por último, ¿quiénes son los socios de Apuestas Nacionales de Colombia y qué vínculos tienen ellos con el departamento?
En cuanto al paquete de contratación del Inderhuila para llevar a cabo el mundial de subacuáticas del 2008 estamos a la espera del pronunciamiento del Contralor Departamental quien anunció una “revisión con lupa” de toda la contratación llevada a cabo por la entidad, sobre la cual hay en el ambiente comentarios bastante alarmantes.
Para concluir con este tema de transparencia toco el tema de licores. Todos sabemos que el 31 de diciembre del año antepasado venció la concesión y que a la fecha de hoy no hay definiciones acerca del monopolio de licores, mucho menos hoy 13 meses después se ha liquidado el contrato anterior. ¿Se trata todo esto de un juego de “astucia” entre Contratista y Gobierno para facilitar una demanda multimillonaria de aquel contra el Departamento del Huila? ¿Se continuará con el mismo esquema de concesión? ¿Habrá nuevo concesionario o se le adjudicará al mismo que la tuvo hasta el año pasado y quien fuera importante financiador de la campaña Pajarito Gobernador? ¿Se retomará la producción y comercialización directamente por el Departamento? Nadie sabe hoy. En el decir del mismo Contralor Departamental es muy grave lo que sucede hoy en este tema y muy grave también el hecho de que se acudiera a la misma sociedad Licorsa para hacer un nuevo contrato de producción de 600.000 unidades “con una serie de irregularidades”. Yo estoy dirigiendo un derecho de petición al señor gobernador para tener información sobre todos estos puntos, pero coincido con el Contralor en que debe explicarse muy bien la contratación de las 600.000 unidades. ¿Por qué Licorsa? ¿Cuál fue proceso de selección del contratista para ello? ¿Quién hizo y cómo se hizo la comercialización de esas unidades y con base en qué contrato? ¿Cuál fue el proceso de selección de dicho contratista para la comercialización de esas 600.000 unidades? ¿Con base en cuáles estudios se hizo toda esa contratación? ¿Licorsa utilizó la planta de producción del Departamento para ello? ¿Cuánto ha pagado Licorsa por el arrendamiento de la planta de producción en poder de ellos desde la terminación de la concesión? Si no hay contrato de arrendamiento, ¿en calidad de qué dicha sociedad ha tenido la posesión de los bienes del Departamento? Las respuestas a esas preguntas son necesarias no sólo a los organismos de control sino a toda la opinión pública del Huila.
Por último quiero referirme a uno de los temas de moda: El Quimbo. Es vox populi que al gobernador le ha faltado mucho liderazgo en todo el proceso y más ahora que nos encontramos en la fase álgida de las negociaciones finales. Es muy importante para todos los huilenses que nuestro gobernador tome una posición más acorde con los intereses del Departamento para poder lograr las compensaciones justas para los huilenses. Se puede lograr mucho más allá de lo planteado por Emgesa, señor Gobernador. Se puede lograr la financiación de proyectos de irrigación de 8.000 hectáreas. Se puede lograr la tarifa diferencial de energía para las zonas productoras del país. Se puede lograr una participación accionaria de interesantes proporciones, bien sea en Emgesa o en la Empresa de Energía de Bogotá propietaria del 51% de Emgesa. Se puede lograr la derogación de la declaratoria de utilidad pública de la zona con el fin de hacer los reavaluos catastrales suficientes para lograr justicia en los valores que Emgesa debe girar por una sola vez a los fondos constituidos por los municipios afectados para inversiones consideradas en el estudio socio económico respectivo (art. 5 de la Ley 56); se puede lograr fijar un término a la explotación máximo de 50 años y la reversión de todo al Departamento. Se puede lograr mucho más si nuestro Gobernante fuera más enérgico en el liderazgo.


Después de todo lo anterior, terminaría diciendo que si me pidieran una calificación del primer año del Gobierno del Pajarito Sánchez, no tendría dudas en ponerle un 2,0, lo que ya no es grave si consideramos que ¡ahora en Colombia nadie puede perder un año!

No hay comentarios:

Libreria