jueves, 27 de agosto de 2009

PANORAMA DEL LIBERALISMO



He visto con satisfacción cómo todas las vertientes liberales del Huila se aprestan para participar en la Consulta del 27 de septiembre. Sin embargo, debo decir que me parece muy apresurada esa convocaría en la fecha prevista, por las razones que aquí expreso.

He dicho con claridad que si el referendo pasa las instancias jurídicas que tiene por delante, estaría dispuesto a acompañar el sí a un tercer mandato del Presidente Uribe, por muchas razones que comparten el 80% de los colombianos, pero, entre otras, porque soy de los que creo que el Partido Liberal nunca ha debido hacer oposición a un hombre que salió de sus entrañas. Lastimosamente, y no obstante el fuerte respaldo popular al Presidente, esas instancias jurídicas de las que hablo, se ven hoy muy enredadas, ante la apertura de investigaciones preliminares contra los Representante que votaron positivamente en la Cámara y la incógnita de la revisión posterior de la Corte Constitucional.

Por otro lado, la indefinición de las realidades políticas nacionales es la única realidad contundente hoy. Cada día que pasa se hace más evidente que nadie tiene claro hoy el panorama de los partidos políticos, aún sin Uribe en la contienda. Ante todo esto el Partido Liberal ha decidido hacer su consulta el 27 de octubre, no sólo para elegir directorios sino, lo que me parece a todas luces inconveniente, para elegir su candidato presidencial, sabiendo a ciencia cierta que ninguno de los que están hoy sobre el tapete tendría la mínima posibilidad de competir con opción por la Presidencia, aun si el Presidente Uribe no se presenta. Todos sabemos hoy que el porcentaje de intención de voto de los colombianos por Pardo, López Caballero, Gómez Méndez, Gaviria Correa, Marulanda Vélez, López Montaño, Rojas y aun por el mismo Gaviria Trujillo, si fuere el caso, es insignificante. Entonces, ¿por qué persistir en llevar al liberalismo a un desastre sin precedentes en la historia política del país? ¿Por qué no hacer un alto en el camino y tratar de explorar caminos que nos conduzcan a un reposicionamiento en el escenario nacional? Ante las reducidas posibilidades de una salida jurídica para habilitar al Presidente Uribe para un tercer período, ¿no es mejor esperar esa definición final sobre la suerte del referendo y, mientras tanto, alistar una estrategia interpartidista para reagrupar todas las tendencias liberales diseminadas en todos los partidos políticos existentes hoy en Colombia, incluidas las fuerzas uribistas?

Para mí es muy claro que si se pudiera pactar una consulta en la que participaran GERMAN VARGAS LLERAS, JUAN MANUEL SANTOS y el que sea escogido por consenso dentro del Partido Liberal (que en mi opinión debería ser RODRIGO RIVERA SALAZAR), eso sí despejaría el panorama del liberalismo y nos colocaría con opciones fuertes de llegar a la Presidencia de la República. Claro porque las elecciones presidenciales se diputarían entre el candidato que gane esta consulta interpartidista, el candidato del Polo, Gaviria o Petro, el del Conservatismo, Uribito o Nohemí Sanín, y el Independiente Sergio Fajardo. Esta posibilidad puede ser calificada por muchos como imposible, pero ¿por qué no intentarlo?

Si ese ensayo falla, por las realidades de hoy, todo parece indicar que las fuerzas políticas se alinderarán en las opciones de VARGAS LLERAS con la Vicepresidencia de un miembro del partido liberal, SANTOS con la vicepresidencia tal vez de Noemí; el independiente FAJARDO y el Candidato del Polo, paisaje éste no tan malo pues, de lejos, los mayores opcionados serían, de todos modos, los candidatos de extracción liberal.

No hay comentarios:

Libreria